3 Tips para elegir el vestido de la mamá de la novia (¡y del novio!)

Muchas mamás de la novia (y del novio) buscan una guía cuando llega el momento de buscar el vestido perfecto para el gran día, nosotros lo hacemos tan fácil como contar 1-2-3.

1. Tu comodidad es primero

Lo más importante a recordar es que lo primero es encontrar el ajuste perfecto. Será un largo día, estarás muy activa, (incluso te saldrán más tareas una vez que estés vestida) y posarás para muchas fotos. Lo último que necesitas es un vestido que necesites estar acomodando para que luzca como debería.

Piensa en lo que usualmente te hace sentir bien usando y llévalo al siguiente nivel. ¿Qué silueta te acomoda más? ¿Por qué no intentar un corte sirena? ¿Tu temperatura corporal cambia fácilmente? Opta por un vestido con chaqueta removible. ¿Te sientes bien usando pantalones? Elige un jumpsuit o un traje de pantalón. ¿O prefieres algo más atrevido?
Opta por el encaje stretch; ¡lo importante es que te sientas cómoda!

Serás más feliz si eliges la comodidad.
Pero eso no quiere decir que no puedes tener un look ¡cómodo y chic!


2. Elige el largo

¿Qué tipo de boda será? La formalidad de la ceremonia y atmósfera de la celebración te ayudarán a decidir el largo del vestido. Será una ceremonia religiosa, una deslumbrante recepción, o ambas? En cualquiera de estos casos, elige un vestido formal, usualmente es largo con detalles de brillo. Otra opción es un vestido o conjunto a la altura del tobillo, con esta opción podrás lucir unos increíbles zapatos.

La mayoría de las veces acertarás con un vestido a la altura de la rodilla usando los accesorios correctos. Esto funcionará para una boda semiformal, como una cena clásica, un coctel; o para una pequeña ceremonia o una reunión informal.

Vestidos para la mamá de la novia desde $2,990.00


3. Encuentra tu color

Hay tantas formas de elegir el color. Puedes escoger tu favorito o probar algo nuevo para la ocasión especial. Otra opción es coordinar con el color de la celebración usando un tono más claro o más oscuro. También puedes ir a la segura con los siempre elegantes: azul marino, champagne o negro.



Otro punto a considerar es qué color usará la otra mamá. Habla con ella acerca de qué colores te gustan, los colores de la boda y ve si están en la misma sintonía. No tienes que combinar en su totalidad con la boda o hacer juego idéntico con tu contraparte, pero un poco de armonía es un signo alentador para todo lo que está por venir.

Deja que tu estilo brille por sí solo, no importa el vestido que elijas.